Síndrome Neuropático

JC1 Veterinarios resonancia magnética

El síndrome neuropático es uno de los observados más comunmente en la práctica clínica y frecuentemente se asocia con traumatismos de nervios periféricos y a veces con traumatismos de nervios craneales.

Las características inconfundibles de este síndrome son los reflejos reducidos ó ausentes (hiporreflexia, arreflexia), tono muscular reducido ó ausente (hipotonía, atonía ó flacidez), debilidad (paresia), ó parálisis de los músculos de cabeza/miembros, y después de 1 a 2 semanas, atrofia muscular neurogénica.

Este síndrome se relaciona con una disfunción de los nervios motores, y como tal, se ha denominado en otros textos como "enfermedad de motoneuronas inferiores".

La atrofia neurogénica crónica puede resultar en fibrosis severa y un movimiento limitado de las articulaciones por las contracturas (p.e., poliradiculoneuritis infecciosa debida a una toxoplasmosis ó neosporosis).

Un grado variable en la pérdida de sensación (hipoestesia) puede detectarse a través de pruebas cutáneas, ya que muchos nervios contienen componentes motores y sensoriales.

Los temblores y las fasciculaciones musculares (p.e., pos-denervación) a veces son vistos en animales con enfermedad neuropática. Hay que notar que las neuropatías también pueden ser predominantemente (o únicamente) sensoriales ó autonómicas.

En animales con neuropatías sensoriales primarias (p.e., ganglioradoculitis sensorial, ó neuropatías sensoriales asociadas a la raza en Boxers, Dachshunds de pelo largo, Pointer Inglés), el síndrome puede incluir pérdida en la sensación del dolor (anestesia) y/o de la propiocepción, sensibilidad anormal por la cara ó el cuerpo (parestesia), auto-mutilación (quizás como resultado de la parestesia), e hiporreflexia/arreflexia sin atrofia muscular.

Mientras que los signos de disfunción de nervios autonómicos, p.e., anisocoria, disminución en la secreción de lágrimas, bradicardia, etc., son poco observados en animales con polineuropatías, son las características dominantes en perros y gatos con disautonomía.

Las neuropatías periféricas por traumatismos comúnmente involucran a un solo nervio (p.e., mononeuropatía), tal como los nervios peroneo, radial, ó facial.

Las polineuropatías involucran a varios nervios, son usualmente bilateralmente simétricas, y están muy bien ejemplificadas por poliradiculoneuritis (p.e, parálisis en mapacheros), en la cual, los cambios en el nervio muestran una distribución proximal preferencial al principio de la enfermedad.

Otras polineuropatías degenerativas menos comunes también pueden tener una distribución proximal, p.e., atrofia muscular espinal hereditaria en Brittany Spaniels.

Inversamente, una distribución distal en los cambios del nervio puede ser observada en varias axonopatías distales (desórdenes de muerte aparente "dying-back") incluyendo a muchas neuropatías tóxicas, neuropatía axonal gigante en Pastor Alemán, y polineuropatía distal en Rottweilers adultos.

Los miembros pélvicos son generalmente los primeros en ser afectados en las polineuropatías generalizadas. Mientras que algunas neuropatías pueden tener un inicio agudo (p.e., neuropatía por traumatismo ó neuromiopatía isquémica) ó subagudo (p.e., poliradiculoneuritis), la mayoría de las neuropatías a menudo son insidiosas en su inicio y tienen un curso crónico.

Las polineuropatías crónicas recurrentes se están observando más comunmente en perros y gatos. Algunas de estas condiciones son autolimitantes y/o responden a esteroides.

Mientras que la mayoría de las neuropatías involucran a nervios espinales, la disfunción de los nervios craneales también puede estar presente en animales con polineuropatías, p.e., paresia del nervio facial/parálisis en perros mapacheros, parálisi/poliradiculoneuritis idiopática y neuropatía hipotiroidea, y también participación de los nervios vagos (o sus ramas, p.e., nervios laríngeos recurrentes) resultando en una disfágia/megaesófago en el Pastor Alemán con neuropatía axonal gigante, y parálisis laríngea/megaesófago en perros jóvenes con complejo de polineuropatías con parálisis laríngea. Ciertos desórdenes de la unión neuromuscular, como el botulismo y la parálisis por garrapatas, producen signos que imitan a aquellos observados en las polineuropatías difusas.

Las neuropatías metabólicas como la neuropatía diabética (perros y gatos) y la neuropatía hipotiroidea (perros), ahora son bien reconocidas, mientras que la neuropatía hipoglicémica es vista esporádicamente en perros con insulinomas.

Una disfunción de nervios periféricos mal definida en perros viejos puede ser una manifestación inmunológica de varios tumores malignos sistémicos (neuropatías paraneoplásicas). Los tumores de la vaina nerviosa son causas relativamente comunes de neuropatías del plexo braquial.

Signos principales del síndrome neuropático

  • Neuropatía motora
  • Paresia flácida/parálisis de estructuras inervadas (p.e., miembros, músculos faciales, esófago, laringe, esfínter anal)
  • Atrofia muscular neurogénica
  • Reflejos y tono muscular reducidos ó ausentes
  • Fasciculaciones musculares
  • Neuropatía sensorial
  • Respuesta al dolor (hipoalgesia) ó a la sensación (hypoestesia) disminuida
  • Deficiencias propioceptivas
  • Sensación y sensibilidad anormal (parestesia) de la cara, tronco, ó miembros
  • Automutilación
  • Reflejos reducidos ó ausentes sin atrofia muscular
  • Neuropatía autonómica (puede ser vista sola ó en combinación con neuropatías sensoriales motoras)
  • Anisocoria ó pupilas dilatadas
  • Secreción lacrimal disminuida
  • Salivación disminuida
  • Bradicardia

 

Enfermedades asociadas con el síndrome neuropático

  • Desórdenes degenerativos Polineuropatía del Alaska Malamute; polineuropatía distal de gatos Birman; neuropatía por hipomielinización congénita; enfermedad del Doberman danzante; sordera (sordera sensorineural congénita); neuropatía familiar en el Pastor Alemán; neuropatía axonal gigante; hiperlipidemia; hiperoxaluria; neuropatía hipertrófica; parálisis laríngea (complejo de polineuropatías con parálisis laríngea); polineuropatía sensorial motora distal del Rottweiler; axonopatía progresiva en Boxers; neuropatía sensorial en Dachshunds de pelo largo; neuropatía sensorial Pointer Inglés; enfermedad vestibular congénita
  • Desórdenes degenerativos estructurales ó por compresión Ninguna
  • Desórdenes del desarrollo Ninguna
  • Desórdenes metabólicos endógenos Neuropatía diabética; neuropatía hiperadrenocortical (de Cushing); neuropatía hipoglicémica; neuropatía hipotiroidea
  • Desórdenes inflamatorios Neuropatía-neuritis del plexo braquial; neuritis óptica; poliradiculoneuritis; parálisis en el perro mapachero; poliradiculoneuritis idiopática; poliradiculoneuritis de la cauda equina; polineuropatía con desmielinización por inflamación crónica; poliradiculoneuritis infecciosa; neuritis del trigémino; ganglioradiculitis sensorial; otitis media-interna; poliradiculoneuritis posvacunal
  • Neoplasias Neuropatías paraneoplásicas; tumores de nervios periféricos
  • Desórdenes neurotóxicos Sordera (sordera sensorineural adquirida); neuropatías tóxicas
  • Desórdenes neurovasculares Neuromiopatía isquémica
  • Desórdenes nutricionales Ninguna
  • Desórdenes de almacenamiento Gangliosidosis; fucosidosis; leucodistrofia globoide; glucogenosis tipo IV; manosidosis; esfingomielinosis (variante fenotípica de la enfermedad de Niemann-Pick tipo A)
  • Traumatismos Avulsión del plexo braquial; neuropatía por traumatismo
  • Neuropatías no clasificadas Parálisis facial; enfermedad por denervación distal; polineuropatía simétrica distal; disautonomía; automutilación idiopática; enfermedad vestibular idiopática; neuropatía sensorial del trigémino

 

a) Las neuropatías en la categoría de "Desórdenes degenerativos" son hereditarias ó así se consideran.
b) La neuritis óptica está incluida como una "neuropatía" aunque el nervio óptico (nervio Craneal II) desde el punto de vista del desarrollo, estructural ó en sus manifestaciones patológicas, no es un nervio periférico verdadero, sino más bien es una vía del SNC.
c) Mientras que los desórdenes nutricionales per se no han estado directamente implicados en las neuropatías periféricas en perros y gatos, las raíces nerviosas a menudo están dañadas secundariamente al avance gradual de exostosis sobre el forámen intervertebral en gatos con Hipervitaminosis A.
d) Algunas formas de megaesófago se consideran neurogénicas (p.e, en perros jóvenes con complejo de polineuropatías con parálisis laringea).
e) El traumatismo en el cuello en gatos puede provocar el síndrome de Horner y hemiplejia laríngea ipsilateral subclínica.
f) La disfonía/parálisis laríngea también puede observarse en animales con poliradiculoneuritis idiopática/ parálisis en perros mapacheros, polineuropatía desmielinizante crónica inflamatoria, en el Pastor Alemán con neuropatía axonal gigante y en perros con ganglioradiculitis sensorial y neuropatía hipotiroidea.
g) Mientras que muchos de los signos clínicos de la disautonomía (p.e., membranas mucosas secas, disminución en la producción lacrimal, midriasis, regurgitación/constipación) sugieren que el sistema nervioso parasimpático está involucrado, la disfunción del sistema nervioso simpático está sugerida por la bradicardia, hipotensión, signos del síndrome de Horner (prolapso del tercer párpado, enoftalmos), y vejiga distendida fácilmente vaciada. Hay que notar que algunos signos, tales como la deficiencia en la propiocepción y disfunción del esfínter anal, no son autonómicos.
h) Los signos clínicos de la avulsión del plexo braquial son predominantemente aquellos de la parálisis del nervio radial al nivel del hombro.
i) La disfunción múltiple de nervios craneales puede observarse en perros con fucosidosis, en gatos con hiperlipidemia, y en animales con neoplasias diseminadas (linfosarcoma, leucemia).
j) Las causas más comunes de síndrome neuropático vistas en la práctica son:

  • Neuropatía hipotiroidea (P)
  • Poliradiculoneuritis idiopática (P)
  • Neuropatías por traumatismos (p.e., avulsión del plexo braquial) (P + G)
  • Neuromiopatía isquémica (G + P)
  • Poliradiculoneuritis por toxoplasma/neospora (P)
  • Polineuropatía inflamatoria desmielinizante crónica recurrente (P + G)
  • Parálisis facial idiopática (P)