Neuro Rehabilitación

JC1 Veterinarios resonancia magnética

Independientemente de su aplicación en patologías traumatológicas y ortopédicas puras, la fisioterapia tiene un papel importante en la recuperación de gran cantidad de casos neurológicos.

Es imprescindible, para optimizar los resultados, la derivación precoz del clínico al neurólogo, lo que permite recibir en fisioterapia un paciente neurológicamente evaluado y medicado, evitando así perdidas de tiempo y derivación de casos no candidatos.

Al momento de comenzar el proceso de fisioterapia y rehabilitación es necesario evaluar cada caso, determinando el número aproximado de sesiones que serán necesarias y su frecuencia semanal.

También se debe explicar al propietario la importancia de su papel en el proceso, en especial en lo referente a las actividades domiciliarias de ejecución diaria y con particular relevancia en los casos de parapléjicos o cuadripléjicos.

Tratar estos puntos es fundamental porque, además del factor económico, el dueño debe conocer qué tiempo fijo diario debe dedicarle a la atención del paciente.

Una vez establecidas las sugerencias por el médico veterinario, el propietario decide según sus posibilidades económicas, horarias, etc., sabiendo que cualquier modificación del esquema planteado queda bajo su responsabilidad.

OBJETIVOS:

Mediante el uso de diversos métodos, la fisioterapia tiene como objetivo acortar los tiempos fisiológicos de recuperación, restableciendo o manteniendo la mayor funcionalidad posible y evitando complicaciones secundarias y secuelas invalidantes. Debe comenzar, según el caso, juntamente con un tratamiento médico o después de un acto quirúrgico.

METODOS DE TRATAMIENTO:

1. Agentes térmicos: crioterapia y terapia por calor.
2. Ultrasonidos: terapia con ultrasonidos y fonoforesis.
3. Electroestimulación.
4. Ejercicios terapéuticos: movimientos activos y pasivos.
5. Terapia acuática.
6. Goniometría.
7. Aparatos ortopédicos.
8. Prescripción de ejercicios.
9. Técnicas de modificación del comportamiento.

 

LA IMPORTANCIA DE LA REHABILITACION

Los padecimientos neurológicos con mucha frecuencia dejan secuelas importantes que pueden ir desde pequeñas alteraciones en la marcha hasta paresias o parálisis. Hace no muchos años las secuelas invalidantes conducian a la eutanasia; en la actualidad la alternativa es la rehabilitación, mejorando notablemente la calidad de vida. El grado de la lesión es determinante para la recuperación que podemos esperar y las secuelas con las que el paciente y el propietario deben convivir.

El objetivo de la rehabilitación en estos pacientes es mejorar su condición física para que alcancen un nivel óptimo de independencia. Para lograr este fin se debe llegar a un diagnóstico, tratar las patologías, las pérdidas funcionales y controlar las posibles complicaciones.

Las discapacidades neurológicas están condicionadas por el grado de lesión en el sistema nervioso central y periférico presentando los pacientes afectados signos de acuerdo al sitio de lesión con la consecuente disfunción.

Los signos se dividen en dos grandes grupos:

lesión de neurona motora superior, con tono muscular aumentado, reflejos espinales exagerados, paresias o parálisis espástica; la vejiga está distendida y es de dificil vaciamiento.

Cuando hay este tipo de lesión el daño puede estar en los somas que se encuentran en la corteza cerebral, en los diferentes núcleos (base, rojo, vestibular) y formación reticular o en las prolongaciones axonales.
Si el daño es de neurona motora inferior, existe debilidad o parálisis con arreflexia, la vejiga está distendida y es de fácil vaciamiento al existir hiporreflexia del esfinter uretral y del detrusor. Los segmentos que incluyen las intumescencias cervical y lumbar contienen los somas neuronales de las neuronas motorasbajas, por lo que los signos de lesión de neurona motora baja tienen un pronóstico pobre.

En lesión de nervios periféricos los efectos son motores, sensoriales y autónomos. La interrupción de un nervio motor trae como consecuencia parálisis, con pérdida de los reflejos, del tono y de toda actividad contráctil de los nervios inervados. Por todo esto hay atrofia del músculo por falta de movimiento; pueden producirse adherencias entre tendones y vainas, con aparición de tejido fibroso. Los efectos sensoriales son pérdidas de las sensaciones cutáneas y propioceptivas.

En los pacientes con secuelas neurológicas el reposo continuado y prolongado, la inmovilización y la inactividad llevan al deterioro del sistema musculoesquelético que traerá como consecuencia debilidad y atrofia, conducirán a una reducción de la resistencia, desacondicionamiento cardiovascular y osteoporosis. También se va a ver afectado el sistema respiratorio al haber una disfunción en la ventilación, infecciones en vias aéreas superiores y neumonía hipostática. Se observan cambios en el metabolismo de andrógenos, hormona de crecimiento, paratiroideo, insulina, electrolitos, proteinas e hidratos de carbono. En el sistema genitourinario se producen cambios que dan lugar a estasis, infecciones del tracto urinario y cálculos y en el aparato gastrointestinal se produce constipación, hiporexia y pérdida de peso.
Los pacientes también sufren alteraciones de la sensibilidad, con las consecuentes úlceras por presión a nivel cutáneo; cuando la capacidad funcional desciende hasta niveles bajos aparecen nuevos signos, como depresión, falta de coordinación y pérdida de control motor.

El paciente que hasta antes de la lesión neurológica había sido un individuo independiente, un miembro mas de la familia, proporcionando compañia, afecto y participando en las actividades de los propietarios, va a necesitar ahora de cuidados especiales. El cuadro de paresia o parálisis, así como la disfunción vesical hace necesaria una atención especial parta evitar lesiones por decúbito, cambiando las posiciones constantemente y proporcionando superficies blandas y almohadilladas durante la postración. La orina en continuo contacto con la piel produce irritación por lo que se deberán usar pañales o protectores, vaciar varias veces al dia la vejiga y procurar una alimentación balanceada, de acuerdo a los requerimientos metabólicos de cada caso. El propietario debe dar continuidad a la rehabilitación en su propio domicilio.

PROTOCOLO DE REHABILITACION

La valoración del paciente es de suma importancia, ya que de acuerdo al tipo de discapacidad se instaura el protocolo de rehabilitación.
El tratamiento fisioterapeútico se debe iniciar tras la valoración del paciente teniendo la signologia y discapacidades del paciente reflejadas en una hoja de seguimiento para evaluar los avances o cambios.

Protocolo de rehabilitacion para pacientes con lesión de médula espinal.
--------------------------------------

Semana 1: termoterapia: frio cada seis horas por diez minutos en zona paravertebral durante las primeras 48 horas postcirugia.

Contrastes: cada ocho horas calor superficial por cinco minutos y frío por dos minutos, alternando el procedimiento por 20 minutos hasta que se resuelva edema o inflamación, dos veces al dia.

Masoterapia: aplicar masaje de roce superficial en zona paravertebral y miembros pélvicos por diez minutos, dos veces al dia.

Electroterapia: estimulación a bajas frecuencias en zona paravertebral y aplicación de ultrasonido analgésico diez minutos, dos veces al dia.
--------------------------------------

Semana 2: Termoterapia: calor superficial en zona paravertebral por 20 minutos, dos veces al dia.

Masoterapia: aplicar masaje de roce superficial en zona paravertebral y miembros pélvicos por diez minutos; iniciar con percusiones en músculos de región femoral por cinco minutos, dos veces al dia.

Electroterapia: estimulación a bajas frecuencias en zona paravertebral, dos veces al dia y aplicación de ultrasonido analgésico durante diez minutos, una vez al dia.

Cinesiterapia: movilización en cada articulación con rango pasivo de movimiento 10x1 incrementando hasta 10x4, dos veces al dia.
--------------------------------------

Semana 3: Termoterapia: calor superficial en zona paravertebral por 20 minutos, dos veces al dia.

Masoterapia: aplicar masaje de roce superficial en zona paravertebral y miembros pélvicos por diez minutos; movimientos de amasamiento profundo a miembros pélvicos y percusiones en músculos de región femoral por diez minutos, dos veces al dia.

Electroterapia: estimulación a bajas frecuencias en zona paravertebral, a frecuencias bajas y medias en musculatura de miembros pélvicos por 20 minutos, dos veces al dia.

Cinesiterapia: movilización en cada articulación con rango pasivo de movimiento 10x4 y movimientos de tracción articular en el mismo número, dos veces al dia.
--------------------------------------

Semana 4: Termoterapia: calor superficial en zona paravertebral por 20 minutos, dos veces al dia

Masoterapia: seguir con las indicaciones de la semana anterior.

Electroterapia: estimulación a bajas frecuencias en zona paravertebral, estimulación a frecuencias bajas y medias en musculatura de miembros pélvicos por 20 minutos, dos veces al dia.

Cinesiterapia: movilizaciones en cada articulación con rango pasivo de movimiento y movimientos de tracción articular 10x4, posición de cuadripedestación con soporte parcial de peso durante diez minutos, dos veces por dia; caminatas en banda sinfín, de dos a tres minutos.
--------------------------------------

A partir de la semana 5 (adicionar): utilización de la pelota y tabla de equilibrio por diez minutos, cada tercer dia. Movimientos de balanceo, transversales y longitudinales. Caminatas al aire libre por 15 minutos, cada tercer dia, en pasto con soporte parcial de peso. Adicionar ejercicios con barras de Cavalitti y obstáculos durante las caminatas.
--------------------------------------

Semana 7 (y posteriores): mismas indicaciones y la utilización de hidroterapia.
--------------------------------------

OBJETIVOS GENERALES DE LA REHABILITACION

  • Tratar el dolor.
  • Recuperar la biomecánica.
  • Mejorar la coordinación y el equilibrio.
  • Aumentar la fuerza de los músculos afectados.
  • Mantener y mejorar la circulación y reducir el edema todo lo posible.
  • Eliminar las adherencias.
  • Fomentar la función.
  • Disminuir el tiempo de tratamiento.
  • Mantener u obtener movimientos completos.
  • Corregir deformidades.

 

La terapia de rehabilitación se inicia con el control del dolor. Hay que tener en cuenta que los perros tienden a ser muy estoicos por lo que los signos y actitudes son importantes para determinar el origen del dolor; la palpación meticulosa permite detectar zonas de rigidez y contracturas por la sensación dolorosa, las modalidades terapeúticas a utilizar son termoterapia, electroanalgesia y ultrasonido.

Para evitar las complicaciones secundarias a la inmovilidad se realizará la excursión completa de los movimientos articulares, manteniendo la estabilidad y elasticidad del tejido blando, disminuyendo la aparición de contracturas y estimulando la reeducación neuromuscular.

Tras el reposo en jaula, se realizarán ejercicios para mejorar el equilibrio y la propiocepción hasta llevarlos a valores lo mas similares a los límites fisiológicos.

La electroestimulación proporciona analgesia, mejora la percepción sensorial, disminuye la elasticidad y mantiene el trofismo muscular en las etapas de inmovilización. La aplicación paravertebral de corrientes eléctricas transcutáneas en la zona lesionada, a frecuencas bajas, están indicadas; sobre todo en los músculos femorales se utilizan frecuencias medias, a contracción muscular, después de la tercerta semana. Se utilizará la terapia analgésica con ultrasonido por diez minutos, una vez al dia durante las primeras semana

En la recuperación de pacientes con alteraciones neurológicas, musculares y esqueléticas, está bien demostrada la importancia de la rehabilitación El empleo de protocolos individualizados, similares al anterior, para pacientes con lesiones neurológicas ha cumplido muchas veces con el objetivo de alcanzar la funcionalidad en casos de ataxia, paresia y parálisis. La obtención de resultados varía de acuerdo al tipo de discapacidad.

.