Czech Streets Vegasana, productos Naturales

Leishmaniosis Canina .

JC1 Veterinarios (Murcia) - Leishmaniosis

Leishmania Canina

Es una enfermedad parasitaria producida por un protozoo llamado Leishmania infantum, aunque también se le conoce por otros nombres, como Leishmania tropica, Leishmaniaaetipica, Leishmania mayor o Leishmania donovani.
Se contagia por medio de la picadura de un mosquito llamado Phlebotomus (conocido en modo coloquial como Beatillas). Una vez que ha picado a un animal enfermo transporta en su interior las leishmanias y se las transmite con su nueva picadura, al animal sano. No se transmite por contacto directo, secreciones, heridas, orina, heces…etc.

Los perros afectados pueden tener los siguientes síntomas:

  • Adelgazamiento.
  • Apatía, debilidad.
  • Atrofia muscular progresiva.
  • Úlceras cutáneas.
  • Heridas que no cicatrizan.
  • Piel seca.
  • Caspa.
  • Pérdida de pelo.
  • Falta de pelo alrededor de los ojos.
  • Hemorragias nasales.
  • Inflamación de ganglios linfáticos, hígado y bazo.
  • Cojeras.
  • Lesiones oculares.

 

Algunos perros pueden ser asintomáticos durantes periodos de tiempo variable. Los síntomas pueden tardar desde varias semanas o varios meses, dependiendo del sistema inmunitario del perro.

El diagnóstico se realiza mediante análisis de sangre, biopsia de piel, o citología de la médula ósea.

Esta enfermedad tiene tratamiento y este es más eficaz cuanto más precozmente se diagnostique.

Es importante que no se deje avanzar la enfermedad ya que ataca a la vista, las articulaciones, la piel y el riñón.

Sus secuelas pueden ser muy graves como llegar a diálisis, transplante de riñón o la muerte del perro. Hay que tener en cuenta que es una infección que a día de hoy no tiene cura, pero los medicamentos disponibles en el mercado le pueden alargar y mejorar la calidad de vida de nuestro compañero, llegando incluso a estar tan bien que no nos daremos ni cuenta ni de que la tiene. Se utilizan los antimoniales pentavalentes: metilglucamina y estibogluconato sódico, cesiastes otros tales como la anfotericina B, la pentamidina y el ketoconazol.

Pero no debemos de olvidar nunca que es una enfermedad crónica y por lo tanto estar alerta de posibles recaídas.