Lumbosacro

JC1 Veterinarios resonancia magnética

Las lesiones que involucran a segmentos espinales L4 - 5 hasta S1 - 3 (+ segmentos coccígeos) ó raíces de los nervios lumbosacros que forman la cauda equina (incluyendo a los nervios femoral, obturador, ciático, pudendo, pélvico y coccígeo) provocarán un síndrome lumbosacro.

Este síndrome involucra en varios grados a los miembros pélvicos, vejiga, esfínter anal, y cola.
Los signos clínicos pueden variar desde debilidad flácida hasta parálisis de los miembros pélvicos y cola.

El reflejo patelar y el de retiro (así como los reflejos gastronemio y tibial) pueden estar deprimidos ó ausentes en los miembros pélvicos, lo mismo que los reflejos perineal (anal) y bulbocavernoso (en perros machos).

El tono de los músculos pélvicos puede estar reducido ó ausente. Después de una ó dos semanas con los signos clínicos, puede observarse atrofia segmental de los músculos debido a la denervación. "Segmental" se refiere a los segmentos espinales involucrados en la lesión (por ejemplo, atrofia segmental puede desarrollarse en el iliopsoas, cuadriceps, y músculo sartorio después de una lesión de los segmentos L4 - 6 de la médula espinal).

La percepción del dolor en los miembros pélvicos, cola y región perineal puede estar disminuida ó ausente.

Las reacciones de postura en los miembros pélvicos como las respuestas de salto ó reacomodo de las patas pueden estar disminuidas.

La función en los miembros torácicos no está afectada.

La micción normal requiere de una contracción sincronizada del músculo liso de la uretra y la relajación del músculo esquelético de la uretra. La inervación parasimpática del músculo liso de la uretra está dada por el nervio pélvico y la simpática por el hipogástrico; ambos nervios forman el plexo pélvico. El nervio pudendo es el que inerva al músculo esquelético de la uretra. Lesiones que involucren a los nervios pélvicos, segmentos espinales sacros, ó las vías que van ó vienen del tallo cerebral suprimirán el reflejo de micción. Por consecuencia, la vejiga se distenderá con orina y eventualmente se desbordará. Las lesiones de los segmentos sacros también provocarán pérdida de la inervación del músculo esquelético de la uretra. Como resultado de la mínima resistencia de la uretra, es fácil vaciar la vejiga manualmente en tales casos. Por lo tanto, animales con lesiones de segmentos sacros de la médula pueden sufrir de incontinencia continua por desbordamiento.

El esfínter anal también puede estar flácido y dilatado, lo que resulta en incontinencia fecal. El reflejo perineal sirve como un buen evaluador del funcionamiento de los segmentos sacros de la médula espinal, ya que el esfínter externo está inervado por el nervio pudendo, el cual también se origina de los segmentos sacros.

En algunos animales con desviación de discos lumbosacros, uno de los miembros pélvicos puede estar en flexión parcial ó pueden observarse movimientos de pataleo repetitivos. Estos animales muestran dolor considerable frecuente cuando se manipula tanto el miembro como la columna vertebral a nivel lumbosacro. Esta combinación de signos se conoce como "signos de la raíz" y se cree que está asociada con la compresión de la raíz de los nervios ó cuando estos quedan atrapados por algún fragmento del disco desviado.

Hay que notar que algunos animales con síndrome lumbosacro pueden tener paresia ó parálisis de los miembros pélvicos, con reflejos y tono muscular disminuidos, pero pueden tener función normal del esfínter anal. En otros animales, los signos clínicos principales pueden ser la disfunción del esfínter anal y de la vejiga, y tener solamente debilidad moderada de los miembros pélvicos. Ambos grupos de animales tienen un síndrome lumbosacro, pero la lesión ocurre a niveles ligeramente diferentes de la médula espinal ó de las raíces de los nervios al nivel lumbosacro.

Signos principales del síndrome lumbosacro

  • Debilidad/parálisis de los miembros pélvicos y cola
  • Reflejos deprimidos en miembros pélvicos y tono muscular flácido
  • Atrofia muscular en miembros pélvicos y/o en músculos de la cadera
  • Deficiencias en las reacciones de postura de miembros pélvicos
  • Esfínter anal dilatado
  • Reflejo bulbocavernoso deprimido
  • Sensibilidad Reducida (hipoestesia) en el área perineal, miembros pélvicos ó cola
  • Incontinencia urinaria
  • Incontinencia fecal
  • Signos de la raíz

 

Enfermedades asociadas con el síndrome lumbosacro

  • Desórdenes degenerativos Ninguna
  • Desórdenes degenerativos estructurales ó por compresión Estenosis Lumbosacra; Enfermedad de discos; Espondilosis deformans; Osificación de la dura;
  • Degeneración del sistema nervioso en Podenco Ibicenco; Quistes sinoviales en la columna
  • Desórdenes del desarrollo Espina bífida; Disgénesis sacrocaudal; Senos dérmoides; Mielodisplasia; Vértebras transicionales
  • Desórdenes metabólicos endógenos Ninguna
  • Desórdenes inflamatorios Rabia; Meningoencefalomielitis granulomatosa; Enfermedades micóticas; Encefalomielitis parasitarias; abscesos
  • Neoplasias Tumores en médula espinal; Tumores en nervios periféricos
  • Desórdenes neurotóxicos Ninguna
  • Desórdenes neurovasculares Infartos; Embolias fibrocartilaginosas; Hemorragias; Mielomalacia hemorrágica; Mielopatía isquémica traumática felina
  • Desórdenes nutricionales Ninguna
  • Desórdenes de almacenamiento Ninguna
  • Traumatismos Traumatismo espinal

 

a) En angiostrongilosis neural canina causada por Angiostrongylus cantonensis, los signos neurológicos son comúnmente vistos en cachorros de 5 a 16 semanas de edad y se caracterizan por síndrome lumbosacro (Encefalomielitis parasitaria).
b) Muchas condiciones como las vértebras transicionales, osificación de la dura, y espondilosis deformas pueden ser detectadas por radiografías/ecografías pero comúnmente son subclínicas.
c) El trauma espinal en la región lumbosacra usualmente está asociado con fracturas pélvicas ó sacrocaudales.
d) Los desórdenes inflamatorios que afectan la región lumbosacra no son comúnmente reportados. Granulomas múltiples con elementos fungales han sido observados en el espacio subaracnoideo lumbosacro con compresión de la cauda equina.
e) Los signos de un síndrome lumbosacro pueden resultar de ciertas polineuropatías, tales como poliradiculoneuritis de la cauda equina ( desórdenes neuropáticos) y enfermedades de motoneuronas.
f) En la degeneración del sistema nervioso en Podenco Ibicenco, los reflejos patelares están ausentes, pero sin evidencia de atrofia muscular.
g) En gatos con miopatía nemalina, los reflejos patelares también están deprimidos ó ausentes y puede haber atrofia muscular de los glúteos.
h) Las causas más comunes de síndrome Lumbosacro vistas en la práctica son:
- Fracturas pélvicas y luxaciones (P + G)
- Estenosis lumbar (P)
- Embolización fibrocartilaginosa (P)
- Disgénesis sacrococcígea (G)